Vivir una pandemia y comprarse plantas

Ya que estoy un poco lejos de todos y que lo que más me apetece es comunicarme y transmitir un poco de lo que es nuestra vida aquí en el hemisferio sur…

Estamos viviendo unos momentos duros y raros como humanidad. Cada país del mundo está llevando el camino que más oportuno le parece. Todos estamos nerviosos, preocupados, alterados. Nos cuentan un cuento y al poco rato, el cuento cambia. Ya no sabemos qué pensar…

Qué importa qué día sea. Digamos que no me apetece demasiado ni ordenar el armario, ni hacer yoga (más pilates), ni alimentar el desenfreno de la limpieza y la desinfección. Digamos que no me está afectando tanto la situación. Digamos que tranquilamente dejo pasar los días. Un día más, un día menos.


Me gusta observar a la gente, entenderla, ponerme en su lugar. Mi profesión me ha enseñado a eso, y a otras muchísimas cosas. Si te pones en el lugar del otro, cambias. Reflexionas sobre ti mismo, tu punto de vista se da la vuelta y empiezas a valorar y a agradecer. Compartir implica mucho.

Ya que estoy un poco lejos de todos y que lo que más me apetece es comunicarme y transmitir un poco de lo que es nuestra vida aquí en el hemisferio sur, me dispongo a enseñar a mis pequeñas nuevas amigas. Las plantas. Estoy convencida de que igual que un animal de compañía lo es, o el ejercicio, o la lectura… las plantas también ejercen un efecto positivo en nuestra salud. Últimamente hemos añadido varias a la colección.

Y es que en estos días tan encerrados, entretenernos en vital. Me replanteo el tiempo que debería dedicarle a informarme, ¿vosotros no? Uno podría pasarse el día entero viendo noticias. Y al final acabamos enfadados al darnos cuenta de que nos están engañando constantemente.
Bulo aquí, bulo allá, qué difícil distinguir a veces. Aunque algunas de las cosas que se comparten son auténticas estupideces. Sin embargo, sigue habiendo personas que no se paran a pensar. Ay. ¡Qué desesperación! Ni que yo fuera una sabelotodo, pero al razonamiento lógico y al sentido común los hemos puesto también en cuarentena.

Que me voy por las ramas… Si os apetece compraros una planta (y hay alguna tienda de plantas abierta pronto) y darle amor en forma de miradas, os recomiendo unas tantas cuantas. Son casi todas de fácil cuidado y mantenimiento. (Las difíciles ya no están entre nosotros). Lo más importante que hay que tener en cuenta es que es mejor regar de menos, que de más. No seamos #plantkillers y démosles a cada una de ellas lo que necesitan o un poco menos. Se salva antes a una planta por defecto que por exceso de agua. Otra cosa que he aprendido es que a menudo, si después de regar les retiramos el agua sobrante que dejan en el plato, contribuímos a no encharcarlas y a que las raíces no se pudran. A no matarlas, vamos.

Cuando buscas informaciones en unos sitios te dicen, riega 1 vez a la semana, en otros, cada 2… En unos que si sol directo o luz indirecta… No queda claro. Pero dedicarles unos instantes diarios en los que mirarlas y observar cómo se comportan sus hojas nos puede ayudar más que los tipps de cuidados de tropecientas páginas en internet. Si empiezan a perder hojas, o éstas cambian de color, nuestra planta está diciéndonos algo.

No pretendo aburriros contándoos cómo cuidar exactamente cada planta, pero sí una pequeña introducción y una serie de datos curiosos que me parecen, de verdad, divertidos (valdrá la redundancia a continuación). Empezando por sus nombres.

  • Ficus lyrata

Absolutamente de moda, esta planta puede crecer muchísimo, de hecho ya lo ha hecho bastante desde que la tenemos. De 3 hojas ha pasado a 11 en aproximadamente medio año, queremos mudarla a un macetero más grande. Mirad que mona es. Es muy gratificante ver cada nueva hoja crecer. Casi tan gratificante como hacer un tic en un tarea finalizada.

Ficus lyrata

  • Ficus elástica

O gomero. Lo vemos a menudo tanto en España, como en Chile simplemente al pasear por las calles. Es de origen tropical, así que soporta altas temperaturas y poco riego, le gusta la humedad y el agua pulverizada en sus hojas, así como limpiárselas de vez en cuando. Es feliz al sol. Se ha hecho muy grande también en unos meses.

Ficus elástica

  • Pilea piperomioides

De estas tenemos dos. Se les llama árbol del dinero chino o peperomia cucharita. Parece ser que fue introducida en Europa por un señor que la llevaba en su equipaje por el 1946. Nosotros nos referimos a ellas como cucharitas, aunque también me parece divertido que se les llame pancakes. Abunda en Instagram, y se ha convertido en una forma de representación del minimalismo en cada vez más viviendas.

Pilea piperomioides

  • Plectranthus ciliatus

O dólar negro, también una llamada planta del dinero. Su nombre científico es también divertido de pronunciar. Trepadora, aunque no tanto como otra que aparece un poco más abajo. Es más bien tapizante, se extiende en horizontal más que en vertical. La verdad es que aún no tengo claro cuánta cantidad de luz quiere, pero sí es cierto que pierde hojas de vez en cuando. Florece muy frondosamente. Es muy agradable de observar. Ahora están creciendo hojitas nuevas de dónde antes cayeron otras. Cuando las florecitas se caen al suelo, se las devuelvo a la tierra.

También se dice, que cuando una planta florece, ésta pierde mucha energía en generar las flores. Es quizás por eso que, aunque las flores se vieron preciosas, la planta en sí quedó un poco ¿”cansada”?.

Plectranthus ciliatus

  • Schefflera Arboricola

Es la imagen de mi actual fondo de cabecera de este blog. A ésta nos referimos como paraguas, aunque a esta referencia se le atribuye a otra especie de esta familia que es la Schefflera actinophylla por su forma semejante a un parasol. Aún así, esta también me recuerda a un paraguas igualmente y me divierte referirme a ella así. Puede crecer aún más y no necesita mucha agua. Sólo luz. También puede vivir feliz en un balcón. Es muy vistosa. Originaria también de China. Pulverizarla también es un método de entretenimiento.

Schefflera Arboricola

  • Monstera deliciosa

Bueno, qué decir de esta planta que ya estaba de moda hace años y que ahora ha vuelto también a formar parte de todos nuestros feeds. De ella se habla especialmente todos los lunes, tiene su propio hastag #MonsteraMonday y es que es también fácil de cuidar y ¡es tan atractiva con esas hojas tan peculiares! Cuando la compramos la pusimos de espaldas a la luz para que cambiara su posición y se abriera, ¡fue increíble observar su capacidad de movimiento de un día para otro! Tropical.

Izquierda: Schefflera arboricola
Derecha: Monstera deliciosa

  • Hypoestes

Éstas son sin duda las más vistosas de todas. Necesitan estar siempre húmedas y también les gusta que les pulvericen agua. Existe otra variedad de color rojo que me parece preciosa. Parece ser que provienen de Sudáfrica, Asia y Madagascar. No luz directa. Regar desde el plato.

Hypoestes

  • Yuca, palo de agua o tronco de brasil
Yuca

Según el Feng Shui esta planta atrae la buena suerte y es costumbre regalarla en mudanzas, bodas o en nuevos acontecimientos que tienen lugar en nuestras vidas. Soporta muy bien la sequía y es fácil ahogarla regándola excesivamente. Tropical, así que, sí, pulverizaciones. Pero sol directo no, sorprendentemente.


  • Pothus o poto
Pothus

En Latinoamérica al poto se le dice al culo, pero en España es común escuchar utilizar el nombre de poto para referirse a esta planta taaaan fácil de cuidar. Epipremnum aureum es su nombre científico. La primera vez que me escucharon decir, “¡Mira un poto!” se quedaron muy desconcertados. Las hay también, como muchas otras de diferentes variedades, con matices más verdes claros muy bonitos a la vista. La característica principal es su capacidad de trepar, de colgarse o enredarse.

Poco riego, no mucha luz, paciencia y voilà!


  • Crassula ovata

Es un tipo de suculenta. Es conocida como árbol de Jade. Poco riego, no luz directa. También es feliz en el exterior. Su origen también es asiático. Se puede llegar a hacer enorme. Veremos…

Crassula ovata

Y esto es todo…

Ah no, ¡la última!

  • Dieffenbachia seguine

La verdad es que últimamente la familia de plantas ha aumentado considerablemente. Después recordé que esta planta ya la tuve anteriormente en Alemania, y creo que la debí regar demasiado. Además de que no tenía plato para poder drenar el agua sobrante. Le gusta estar húmeda pero sin encharcamiento, cómo a casi todas las plantas. Al parecer, es una planta muy venenosa para humanos y animales. Nada de comérsela.


Hay plantas que son adecuadas para el dormitorio, ya que desprenden su oxígeno durante la noche. Y también las hay a las que les gusta vivir en el baño. No he llegado a tanto, pero seguro que pronto subo de nivel.

Otras, en general, son más difíciles de cuidar. Desgraciadamente, sin yo saberlo por aquel entonces, he contribuído a encharcarlas y ya no se encuentran en mi salón. Me refiero a estas dos:

  • Senecio Rowleyanus

O planta del rosario. Yo los llamo guisantes, o en Chile, arvejas. Cuando esta planta crece tiene un aspecto muy bonito y llamativo. Sino poned en instagram el hastag #seneciorowleyanus y ya me contáis. Qué pena oye, con lo bien que se veía al comprarla, incluso había florecido. Quizás en algún momento volvamos a darle una oportunidad.


  • Peperomia caperata

Sin duda, la que el nombre más gracioso tiene. Originaria de Brasil. Preciosa, de la misma familia que de la cucharita, las peperomias. También llamada cáscara de nuez, o cola de ratón por las flores que con esta forma de ella crecen. Os invito también a buscarla por su #hastag #peperomiacaperata

Cómo dato o reflexión al margen, ¿qué piensan ahora todas esas personas que al principio nos llamaban creadores de pánico? Que se enfadaban con nosotros porque les alertábamos del peligro, ese peligro que ellos no veían o que no querían ver. Nos ignoraban cuando les escribíamos preocupados. Me pregunto cómo se sentirán hoy. Qué debe de pasar por sus cabezas.
Aún existen las teorías especulativas de que este virus es un invento, un cuento chino… (Mucho he mencionado la palabra china en este post…) Mejor hacer oídos sordos.

¿Serán esas las mismas personas que este domingo pasado salieron en manada a la calle con sus hijos? ¿Será que no tienen miedo?

Me encantaría que me dejaras un comentario contándome qué te parecen todos estos variados y remezclados temas sobre los que aquí me he explayado.

Tschüss