Los lunes me cuestan

Segundo café, me olvido de ventilar y sin querer me encuentro de nuevo en horizontal. Maldiciendo que ya sean las 10 de la mañana y que no me haya ni siquiera barrido las legañas.