Los lunes me cuestan

Y quien diga lo contrario probablemente miente. ¿O acaso hay seres humanos a los que los lunes no les cueste empezar la semana?


Segundo café, me olvido de ventilar y sin querer me encuentro de nuevo en horizontal. Maldiciendo que ya sean las 10 de la mañana y que no me haya ni siquiera barrido las legañas.

Quien dice segundo café, dice segundo desayuno

La incertidumbre, el miedo, la impaciencia, el invierno, el confinamiento, la soledad, la incomprensión, el aburrimiento, la desgana, la distancia. Se acentúan los sentimientos a tanto que se prolonga esta situación en la que nos vemos envueltos.


No veo demasiado las noticias ya, ni las de Chile, ni de España, ni de Alemania, ni de ningún lado. Todo es demasiado incongruente. Ya no se a quién escuchar, o a quién creer. Sin embargo, ayer me topé con este documental de las noticias españolas en el que relataban la situación actual de Chile. Cómo la pandemia había hecho que toda la revolución que comenzó en octubre se haya frenado. Aunque esta sigue ahí, latente, esperando, probablemente a la primera oportunidad que se presente, para volver a salir a las calles y que vuelva a reinar el caos.

Sin duda me removió por dentro. A pesar de que no había nada de lo que no hubiera visto ya, me hizo darme cuenta de la importancia y la gravedad de todo lo que había pasado y que pasará.

Si bien entiendo y puedo ponerme en el lugar de los chilenos, también me parece que se llegó a unos extremos descontrolados. La delincuencia, el vandalismo, los destrozos, los incendios… Todo eso me asusta. Me da miedo. No se cómo poner en palabras todo lo que siento cuando veo esas imágenes. Y tampoco se cómo plantearme estos dos años que aún tenemos por delante viviendo aquí.

Hoy estoy, como muchos otros días, desmotivada para llevar a cabo, prácticamente, cualquier cosa. Dentro de lo malo, aunque no me sienta plena, ni especialmente feliz, ni tenga a menudo ni pajolera idea de lo que estoy haciendo con mi vida, no estoy tan mal. Y se que mis condiciones podrían ser aún mucho peores. Es por eso que hoy me he dicho, bueno, te sientes mal, escribe sobre ello. Así que aquí estoy. Quizás algún día miraré atrás y veré estos tiempos como una experiencia más, una etapa, un aprendizaje que me hará quizás quedarme con que no todo tiempo pasado fue mejor y que en todo lo malo de veras, siempre hay algo bueno.

Los lunes me cuestan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s